02 marzo 2017

Glory


"¿Rumbo a la gloria?¿Este tren?¡Ja!
No sé si es al infierno adonde en verdad nos dirigimos.
¡Cae, llovizna, cae!
¡Sopla, brisa, sigue soplando!
Porque esos tipos cantan que la locomotora va rumbo a la gloria y yo voy a abrazar su pecho hasta descubrir si es cierto."


Memorias de Woody Guthrie (1912-1967)

26 febrero 2017

Samurai Pablo

"El camino del samurai se encuentra en la muerte" (Hagakure)


"La muerte forma parte de la vida por lo que no hay que temerla sino amarla" (Pablo Ráez)

Estas son algunas de sus últimas reflexiones. Descanse en paz.

"La vida se debe basar en lo básico que se necesita y vivir en un sistema que realmente mire por cada persona y por cuidar este impresionante planeta lleno de belleza."

"Tenemos que ser más felices y ver realmente lo que estamos haciendo por y para el mundo. Tenemos que empezar a darnos cuenta de la importancia que tienen realmente las cosas y valorar las verdaderamente importante."

"Disfrutemos cada día que es único. Empiezo a valorar las cosas de una manera increíble y, de verdad, la vida sabe mejor así. Amad todo lo que forme parte de la vida, disfrutad de todo lo que forme parte de la vida, no os arrepentiréis. Seguimos en el camino y cargado de fuerza!"

08 febrero 2017

Quién quiere la verdad


"No necesito saber la verdad". 

Esta es la nueva tendencia en la política y, sobre todo, en las redes sociales. La verdad como un hecho contrastable con evidencias, no meras opiniones o imaginaciones. Hechos, pruebas, resultados. Verdades como puños. Como puñetazos implacables. Verdades que dejan KO a quien duda, a quien trata de imponer sus convicciones, ideales, deseos, estados de ánimo o disconformidad. Verdades que duelen e incomodan, que liberan y dan oxígeno. Verdades que no quisiéramos conocer porque se tambalearían los cimientos de nuestra forma de ver la vida, que no deja de ser la manera en que somos, la raíz de nuestro pensamiento, de nuestro valor como seres humanos. De nuestro ser. 

En estos tiempos de postverdades, "hechos alternativos", desinformaciones, noticias falsas, bulos, hoaxes, doblepensamientos, los hay que no quieren saber la verdad. Y no son pocos. Son una gran marabunta. Ruidosa, fea, maleducada. Que ha encontrado en Twitter su anónimo patio de recreo y (auto)destrucción. "No necesito saber la verdad", rebuznan. No. Para qué necesitan saber la verdad cuando pueden construir su propia realidad. Gobernar en ella. Manipular. Amenazar e insultar. Si creamos e imponemos una realidad a nuestra medida no necesitamos justificar nuestros actos ni, mucho menos, mentar a la verdad. 

24 enero 2017

Truck Fump

Si hace casi un año Félix de Azúa realizó unas penosas declaraciones cargadas de machismo y clasismo respecto a Ada Colau, hoy escribe una demoledora columna en 'El País' de la que suscribo todas sus palabras. 

Era Trump. Esto no ha hecho nada más que empezar. 

"Lo peor es que fue elegido por millones de ciudadanos que dan el mismo asco, aunque además dan pena"



Es cierto: Trump produce fastidio y repugnancia y es la bestia física lo que levanta un asco tan humano. Quien habla de “coger a las mujeres por el coño” debería ser arrojado de la vida pública. En España hemos expulsado a tipos que no llegan ni a la suela de su grosería. Asquea el iletrado brutal, el matón que desprecia a los mexicanos porque son bajitos y morenos, que juzga a los afroamericanos como un sudista del siglo XIX. Y a pesar de todo, eso no es lo peor.

Lo peor es que fue elegido por millones de ciudadanos que dan el mismo asco, aunque además dan pena. Millones de analfabetos culturales y castrados morales. También Hitler tomó el poder gracias a los votos de los demócratas alemanes y ya en el poder acometió la tarea de crucificar todo lo que le había humillado en su juventud: judíos ricos y cultos, gente de talento en partidos, prensa y universidades, jueces con principios éticos, en fin, todos aquellos que no eran como él, un psicópata ineducado, vil, inmensamente resentido. Pero tampoco esto es lo peor.

Lo peor es que nuestra sociedad es la que ha creado a esa gente vil, resentida y brutal que elige jefes brutales y resentidos, gentes de toda edad y condición que están suplicando que les acaudille un Trump, un Putin, un Chávez, un Castro. Ese es el verdadero huevo de la serpiente. Ahí es donde va a nacer la próxima dictadura, la siguiente guerra. ¿Y cómo la hemos creado? Destruyendo la educación y la ciencia, corrompiendo la Universidad, ennobleciendo a los canallas, calumniando el estudio, el talento, el esfuerzo, la excelencia, usando como único medio de enseñanza esas pantallas cubiertas de grafitos obscenos que dominan a los inmaduros. Ahí está el huevo. ¿Quién lo puede aplastar?